El voto femenino y yo:mi pecado mortal

El voto femenino y yo:mi pecado mortal

FICHA TÉCNICA

El voto femenino y yo:mi pecado mortal

Formato papel

[Disponible]

pvp.17,90 €

Cien años después, ser una mujer, política, guerrera, feminista, que hace su trabajo, sigue siendo un desafío. Hoy como ayer, la escritura de las mujeres inteligentes se llena de ironía y humor, clarividencia y confianza.
La luchas de Clara Campoamor son varias: por abolir la prostitución, sueño que consigue con la llegada de la Rapública después de infructuosos intentos; cambiar la jurisprudencia para abolir la pena de muerte y el empleo infantil, y el voto femenino, por cuya consecución fue abandonada por el partido radical.

Clara Campoamor (Madrid, 1888-Lausana, 1972) consiguió, contra la opinión de su propio partido y de la socialista Victoria Kent, que las Cortes Constituyentes de la Segunda República aprobaran el sufragio femenino. La primavera de 1936 la sorprendió en Madrid, donde asistió a los prolegómenos de la Revolución y, ya en verano, al estallido de la guerra civil. Campoamor, temiendo por su vida, tuvo que huir de la zona republicana en el otoño de 1936, y se instaló en Suiza. A finales de aquel año había redactado el cuerpo principal de su más conocido libro La revolución española vista por una republicana, que se publicó en francés, en 1937. Esta obra, originalísima, no se limita a reflejar el terror vivido en Madrid durante los primeros meses de la guerra, sino que constituye un clarividente análisis de los orígenes de la guerra, así como de las previsibles dificultades que nacerían de la victoria de cualquiera de los contendientes. Clara Campoamor vivió en Suiza, en Argentina y alguna vez en París. Tras la victoria de los franquistas intentó en varias ocasiones afincarse de nuevo en España, sin éxito. Su condición de masona la hacía sospechosa a los ojos del Tribunal de Represión de la Masonería, así que finalmente tuvo que abandonar la esperanza de volver a ver España y murió en el exilio, en Suiza, en 1972.

Su apasionada y brillante campaña, no obstante, a favor del derecho de la mujer al voto, pese a la oposición de buena parte de la izquierda y también de su propio partido, logró que el sufragio universal se implantara en España a partir de 1931. Pero esa victoria tuvo como precio el progresivo aislamiento de Clara Campoamor en la escena política española de la Segunda República. A partir de 1934, año en el que abandona el partido Radical y le deniegan la entrada en Izquierda Republicana, Campoamor se convierte en una republicana sin partido. El voto femenino y yo: mi pecado mortal (1935) es un ajustado relato de defensa de su actuación y de su lucha a favor de los derechos de la mujer, pero también de su soledad política; soledad que no la abandonaría ya nunca y que habría de continuar durante la guerra civil y su posterior exilio en Argentina y Suiza. (El Cultural)


Otros libros de Clara Campoamor

Libros Recomendados

  • El arte queer del fracaso

    Traducción de Javier Sáez

    Jack Halberstam nos trae una importante discusión sobre el fracaso, el error y el fallo, ...

    pvp.20,00 €

  • Sido

    ¡una pequeña obra maestra!

    La deliciosa autora de la famosa serie Claudine aborda con inimitable maestría los grandes temas ...

    pvp.5,00 €

  • Mártires de la belleza

    La belleza física —unos años, pues caediza— acerca poderosamente a la divinidad, y en un ...

    pvp.18,95 €

  • La habitación de Giovanni

    Ambientada en el mundo bohemio del París de los cincuenta, La habitación de Giovanni es ...

    pvp.19,95 €